Autismo: un camino muy difícil sin acompañamiento social

El autismo cada vez está más visible en la sociedad. En Iguazú, familias con hijos que padecen este trastorno, conformaron un grupo para compartir experiencias, acompañarse y luchar por una inclusión más justa.

#Sociedad - Publicado el 14/05/2019
Autismo:  un camino muy difícil sin acompañamiento social Iguazú (LAVOZ) El autismo o Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno neurobiológico del desarrollo que aparece durante los tres primeros años de vida y que permanece para siempre. Los dos síntomas más característicos son los problemas para comunicarse y para establecer relaciones sociales interactivas y presentar comportamientos repetitivos de forma muy frecuente.

Lorena Aguilar creadora de un grupo de madres de niños con autismo, tiene hijos mellizos, ambos con diferente tipo de autismo. “Creamos este grupo para acompañarnos en este camino, conocernos, y también desahogarnos porque a veces el camino se hace muy difícil”, dijo a LaVozDeCataratas.

En Iguazú, las familias no cuentan con ningún tipo de atención gratuita, desde el hospital, para acompañar la salud de sus hijos, “acá hace mucha falta un neurólogo infantil. Para cualquier consulta hay que ir hasta Posadas porque solo ahí tenemos el equipo médico que necesitamos.

También faltan espacios seguros para los chicos, porque muchos de ellos no tienen noción del peligro, y no todos pueden disfrutar de una plaza como lo hace un niño normal”
Todo el acompañamiento médico que estos chicos reciben es de forma privada. No todas las obras sociales cubren los gastos, y en la gran mayoría de los casos los cosos son muy altos. “La mayoría de los chicos necesitan asistir a la escuela con un acompañante terapéutico, eso tiene un costo más o menos de $10mil por mes y hay obras sociales que no cubren”.

Las escuelas han empezado a abrir sus puertas a la inclusión, pero todo es muy incipiente y las familias sufren muchos rechazos hasta encontrar un lugar donde escolarizar a sus hijos. Ese es uno de los grandes problemas por los que atraviesan estas familias. “Desde las escuelas hay casos y casos, hay chicos que van con acompañante terapéutico porque solos no pueden ir o maestra integradora y muchas veces eso deriva en roces con la maestra del grado”.

La semana pasada una madre de un niño de cuatro años se reunió con la maestra y la directora de la institución, donde asiste el chico, y le ofrecieron a la docente que trabajara con pictogramas y la maestra se negó a hacerlo. “La maestra se cerró mucho, no quiso cambiar su forma de trabajo. Así nos damos cuenta que Falta mucha vocación e información. Pedagógicamente no están preparados. Que una maestra se niegue a que querer adoptar una forma diferente de enseñanza hacia tu hijo, duele y lastima”

 

1 Comentarios

LaVozDeCataratas no se hace responsable por las opiniones aqui vertidas por terceros.

  • 1
    image
    Mama 14/05/2019 - 09:20:02

    Felicitaciones.... Lore y vamos x más

Participá de la conversación