Cuestionan la eficacia de las pruebas de PCR para diagnosticar COVID-19

observando de cerca los hechos, la conclusión es que estas pruebas de PCR no tienen sentido como una herramienta de diagnóstico para determinar una supuesta infección por un virus supuestamente nuevo llamado SARS-CoV-2”. Sobre esa publicación, que cuestiona varios aspectos de la técnica usada mundialmente para determinar si una persona padece o no coronavirus

#Coronavirus - Publicado el 15/07/2020
Cuestionan la eficacia de las pruebas de PCR para diagnosticar COVID-19 Iguazú (LaVozDeCataratas) Porque lo cierto es que en el inicio de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendaba “testear y aislar” como el método más eficiente para enfrentar al COVID-19.

Para empezar, conviene saber de qué se habla cuando se habla de la sensibilidad y especificidad de una técnica de diagnóstico.

“Son los dos primeros parámetros que se miran y se calculan al momento de crear una herramienta de diagnóstico”, comenzó a explicar a Infobae la bioquímica María Belén Bouzas (MN 7301), jefa de la División de Análisis Clínicos del Hospital Muñiz. “La sensibilidad es la capacidad que tiene el test de detectar positivos en una población de enfermos (de identificarlos correctamente), en tanto la especificidad es la capacidad de identificar correctamente la ausencia de enfermedad”, puntualizó.

La médica especialista en medicina interna e infectología María Fernanda Rombini (MN 97087) detalló que “en la actualidad se dispone de dos diferentes tipos de pruebas diagnósticas que aportan información sobre la infección por el SARS-CoV-2: las pruebas que detectan la presencia del virus, denominadas directas, como la PCR en tiempo real, y las pruebas que demuestran que un paciente estuvo infectado a través de anticuerpos que creó frente al virus, llamadas indirectas, como las serológicas IgM/IgG”.

PCR son las siglas por las que se conoce a la reacción en cadena de la polimerasa (en inglés Polymerase Chain Reaction), una técnica científica avanzada que fue inventada por el bioquímico norteameticano Kary Mullis en 1985 y que le valió el Premio Nobel de Medicina en el año 93, y que se basa en las características de estabilidad al calor de una enzima polimerasa.

“Esta técnica permite amplificar pequeñas regiones específicas del ADN en el laboratorio. Es decir, consigue que un pequeño segmento de ADN que pasaría desapercibido en un análisis cualquiera se multiplique millones de veces y así sea fácil de detectar -puntualizó Rombini-. En alguno casos, como en la actual epidemia de coronavirus SARS-CoV-2, se están empleando las PCR para detectar, confirmar o descartar la presencia del coronavirus en el organismo, ya que, como decimos, esta prueba de diagnóstico permite localizar y amplificar un fragmento del material genético de un patógeno o microorganismo, que en el caso del coronavirus es una molécula de ARN”.

Precisamente sobre el origen de la técnica, el artículo en cuestión hacía referencia a que su creador “no dudaría en considerar que la PCR era inapropiada para detectar una infección viral”. Tal afirmación, para Bouzas es “manipulada y fuera de tiempo”.

“Es verdad que cuando se desarrolló esta metodología la biología molecular no estaba pensada para hacer diagnóstico, pero en virología fue ganando terreno por una cuestión de sensibilidad frente a los cultivos -aseguró-. Desde ese desarrollo hasta hoy sería impensado no hacer diagnóstico con esta técnica, porque el cultivo es más laborioso, menos sensible y requiere más tiempo”. Para ella, “sacando esta técnica, quedan los métodos serológicos, que resultan ideales en muchos virus, pero en otros sí o sí se tiene que hacer biología molecular”.

“Nadie, ni Mullis, que falleció el año pasado, hubiera imaginado que el secuenciamiento del genoma viral pudiera ser una herramienta en el laboratorio, pero la evolución de la tecnología es tremenda”, agregó.

Para el médico infectólogo Eduardo López, “la característica de ser genómica hace que la técnica de PCR en general sea considerada específica en la medida que se incorpore la información genética del virus”.

En lo que respecta a su sensibilidad, el especialista que integra el comité de expertos que asesora al Gobierno en la pandemia, consideró que “si la muestra se toma en el periodo de síntomas es del 90%; hay un periodo presintomático en el que el 20% de los individuos elimina el virus y se detecta aunque no tenga síntomas, y finalmente se encuentran los asintomáticos puros, que en ningún momento tienen síntomas, pero según el ambiente en que se encuentren (en referencia a los habitantes de un barrio vulnerable o el personal sanitario) si se hace hisopado puede dar positivo”.





Infoabe

0 Comentarios

LaVozDeCataratas no se hace responsable por las opiniones aqui vertidas por terceros.

Participá de la conversación