A juicio por abusar y prostituir a tres hijas en Andresito

La compleja investigación judicial que se inició en agosto de 2018 en el Juzgado de Instrucción Tres de Iguazú en contra de un comerciante de 51 años que está acusado de abusar sexualmente de sus tres hijas menores de edad y de obligarlas a ejercer la prostitución en el bar pool que tenía en el Paraje Tres Leones de Comandante Andresito tuvo novedades más que importantes durante las últimas horas.

#Judiciales - Publicado el 26/09/2020
A juicio por abusar y prostituir a tres hijas en Andresito Iguazú (LaVozDeCataratas) Y es que el magistrado Martín Brítes, titular del Juzgado de la Ciudad de las Cataratas, dispuso ayer la elevación a juicio del expediente contra el hombre y otros tres vecinos de la misma localidad que eran clientes del comercio y que también habrían abusado en reiteradas oportunidades de las pequeñas durante varios años.

Según confiaron voceros judiciales consultados por este matutino, los graves hechos que se investigan fueron denunciados por dos de las víctimas, una vez cumplida la mayoría de edad, a mediados de 2018 ante la Fiscalía de Instrucción de Puerto Iguazú, a cargo de Horacio Paniagua.

Incluso, la madre de las víctimas también radicó una presentación formal en representación de su hija más pequeña y aportó testimonios más que importantes para la pesquisa.

De acuerdo a los voceros consultados, a partir de los relatos contundentes dados por las jóvenes durante la entrevista con los investigadores -en la actualidad mayores de edad- los distintos abusos comenzaron cuando tenían 5 años y se extendieron hasta los 15.

Fue en ese momento que, cansadas de ser obligadas por su propio padre a mantener encuentros sexuales a cambio de dinero con los distintos clientes que arribaban al comercio, las menores abandonaron la casa y pidieron ayuda a familiares.

Esto derivó en el procedimiento policial hecho en agosto de 2018 en el mencionado comercio, en donde además una comisión de la Policía de Misiones desbarató un kiosco de estupefacientes que operaba bajo la fachada de un bar pool.

Por si fuera poco, esto último dio pie a una pesquisa en paralelo por parte de la Justicia Federal de Eldorado que tiempo después condenó a cuatro años de cárcel al comerciante y a su hijo de 20 años por el delito de comercialización de estupefacientes.

Infierno en Andresito
De acuerdo a lo consignado por varias fuentes consultadas, durante la etapa de instrucción del delicado caso se pudo reconstruir que en el pueblo era más que conocido las distintas actividades ilícitas que se desarrollaban en el bar.

Aunque, por temor a represalías o problemas con su dueño, los vecinos jamás se animaron a denunciar lo que sucedía en ese lugar.

La oscura trama de hechos que se ocultaba en el mencionado bar-pool, ubicado a varios kilómetros del casco urbano de Andresito, comenzó a investigarse luego de que dos de las chicas se presentaron ante la Fiscalía de Iguazú.

Ambas relataron que durante varios años y mientras aún eran menores de edad habían sido víctimas de reiterados abusos sexuales por su padre.

Aunque eso no era lo único que padecían sino que además el mismo comerciante las explotaba sexualmente con los clientes que acudían al lugar.

Una vez conocida la gravedad de lo relatado por las denunciantes, las autoridades judiciales aceleraron los pasos y así se consiguió una orden de allanamiento firmada por el juez Martín Brites en el sindicado lugar donde se habrían llevado adelante los abusos.

Kiosco de drogas
La diligencia judicial finalmente se realizó el 21 de agosto del 2018, cuando los uniformados de distintas dependencias de la Unidad Regional V de Policía irrumpieron en el bar-pool en cuestión, donde además de recabar todos los elementos de interés para investigar los casos de abuso también dieron con plantas de cannabis, estupefacientes listos para la venta y hasta una camioneta robada.

Por si fuera poco, las fuentes indicaron que luego de una recorrida por el predio se hallaron con una huerta en la cual habían semillas esparcidas y una planta adulta de cannabis de casi dos metros de altura.

Mientras que en el interior del pool incautaron casi seis kilogramos de marihuana distribuido en panes y dosis listas para la venta, como así también 165 gramos de cocaína fraccionados en distintos envoltorios.

Pero eso no fue todo, ya que los efectivos secuestraron una balanza de precisión, dinero en efectivo (más de 14.000 pesos), al menos cuatro celulares y, por último, una camioneta Toyota Hilux con registro de robo en Brasil y la cual aparentemente estaba a punto de ser reacondicionada para el narcotráfico.

Con la fuerte denuncia en su contra y el caudal de elementos incautados en el lugar, los uniformados detuvieron de inmediato al dueño del local, al igual que a uno de sus hijos de 20 años.

Doble causa
A partir de ahí, al hombre se le iniciaron dos causas paralelas: una por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización y encubrimiento de contrabando calificado que se llevó adelante en el ámbito de la Justicia Federal; y otra por abuso sexual con acceso carnal agravado y facilitación de la prostitución que quedó en manos de la Fiscalía y el Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú.

Durante todo este tiempo, el expediente por los hechos de abuso fue sumando avances de consideración, a tal punto que los pesquisas alcanzaron a identificar posibles clientes del bar-pool que también abusaron de las denunciantes.

Las mismas fuentes señalaron que el implicado, en la actualidad, permenece detenido en una celda de la Unidad Penal III de Eldorado, con prisión preventiva.

En tanto que, a partir de la novedad judicial, el expediente deberá ser enviado ahora al Tribunal Penal Uno de Eldorado, cuyas autoridades deberán fijar fecha de debate para que el sujeto responda ante la Justicia desde el banquillo de los acusados.  







Fuente:  El Territorio

0 Comentarios

LaVozDeCataratas no se hace responsable por las opiniones aqui vertidas por terceros.

Participá de la conversación